Oración al Santo Niño de Atocha

¿Que se le pide al divino Niño de Atocha?

El Niño de Atocha es una imagen religiosa de Jesús que se venera en España. Según la tradición, el Niño de Atocha fue encontrado en el siglo XIII en el interior de una caja de madera en el Puerto de Atocha, cerca de Madrid. La imagen se encuentra en el templo de la Orden de San Francisco en Madrid.

La devoción a este Niño no es exclusiva de España, sino que se extiende por todo el mundo católico. En Argentina, por ejemplo, se venera una copia de la imagen en el templo de la Virgen de Luján.

El Niño de Atocha es representado como un niño con ropa de terciopelo azul, y tiene en las manos una cruz de oro. La advocación de «Niño de Atocha» no se corresponde con ningún pasaje bíblico, pero se interpreta como una referencia a San Francisco de Asís, que era conocido como el «Niño de Dios».

La imagen del Niño de Atocha es uno de los símbolos más importantes de la religión católica, y se le pide a él muchas cosas, entre ellas, protección, ayuda y bendiciones.

¿Cómo se le reza al Niño de Atocha?

Cuando se acerca el mes de mayo y el calendario nos recuerda que es tiempo de rezar el rosario, muchos creyentes se preguntan cómo se reza al Niño de Atocha.

Este niño Jesús es venerado en el santuario madrileño de Atocha, y muchos peregrinos acuden a este lugar para pedirle favores. La oración que se reza en su honor tiene una estructura muy sencilla, y se puede adaptar a las circunstancias de cada persona.

En general, se puede decir que la oración al Niño de Atocha tiene una clara orientación hacia la salvación de las almas, y especialmente de las almas del purgatorio. Por ello, es una buena oración para pedirle ayuda a Jesús durante el mes de mayo.

La oración al Niño de Atocha tiene una estructura muy sencilla. En primer lugar, se pide perdón por nuestros pecados, y se pide al niño Jesús que nos ayude a vivir según sus enseñanzas. Luego, se pide por las almas del purgatorio, especialmente por las que están más necesitadas de ayuda.

Finalmente, se pide la intercesión del Niño de Atocha para que podamos recibir la gracia de la salvación. Esta oración es perfecta para rezar ante una imagen del Niño Jesús, o ante una estampa del santuario de Atocha.

Si quieres rezar el rosario durante el mes de mayo, puedes comenzar con esta oración al Niño de Atocha. Es una oración sencilla, y que tiene una clara orientación hacia la salvación de las almas.

¿Cuándo se le reza al Santo Niño de Atocha?

El Santo Niño de Atocha es una de las imágenes religiosas más veneradas de España. Se le reza en toda ocasión de necesidad, especialmente en momentos de dificultad o peligro. La devoción al Santo Niño de Atocha tiene su origen en el siglo XVIII, cuando una niña de seis años llamada María Josefa se salvó de un incendio gracias a la intervención del Niño Jesús.

¿Qué milagros hace el Santo Niño de Atocha?

Según la tradición, el Santo Niño de Atocha tiene el poder de realizar milagros. Entre estos milagros se cuentan la curación de enfermedades, la protección de personas y animales, la resolución de problemas familiares, la consecución de empleo y el éxito en negocios, la salvación en momentos de peligro y la obtención de gracias espirituales.

A lo largo de su historia, el Santo Niño de Atocha ha realizado numerosos milagros. Por ejemplo, en el año 1603, el rey Felipe III le pidió al Niño que sanara a su hija, la princesa Margarita, que estaba enferma. Según la tradición, el Niño de Atocha la sanó en el acto.

También es famoso el milagro de la curación de un niño en León, España. En el año 1691, un niño de cuatro años llamado Juan estaba muy enfermo y a punto de morir. Su madre rezó al Santo Niño de Atocha pidiéndole que sanara a su hijo. Según la tradición, el Niño la escuchó y sanó al niño.

Además, se cuenta que el Santo Niño de Atocha ayudó a una familia de agricultores a salir de una grave crisis económica. La familia vivía en la miseria y no tenía nada para comer. Un día, el padre de la familia rezó al Niño pidiéndole ayuda. Según la tradición, el Niño le concedió una cosecha abundante y la familia pudo vivir felizmente durante el resto de su vida.

En definitiva, el Santo Niño de Atocha es un santo que tiene el poder de realizar milagros. Si rezamos a él con fe, podemos obtener su ayuda en momentos de necesidad.

Deja un Comentario